martes, 3 de junio de 2008

La Euro del 84 se escapó bajo Arconada


Por Francisco Ortí.-

Il a fait une Arconada -ha hecho una Arconada- . Esta expresión todavía se utiliza en Francia para explicar, con el habitual aprecio que nos tienen los galos, que un portero ha cometido un fallo de los gordos. La frase nació del histórico error de Luis Miguel Arconada, a quien se le escapó el título de campeón de la Eurocopa de 1984 bajo los brazos en beneficio de Francia.

Pero antes de entrar de lleno en la cantada más recordada de un portero español –a nivel mundial es el inglés Seaman quien tiene la patente- comencemos la historia de España en esa Eurocopa desde el principio, porque no tiene desperdicio. Incluso nos remontaremos hasta a un poco antes, concretamente hasta el 23 de diciembre de 1983.

Seguramente no les suene la fecha, pero si le sitúo en Sevilla, les cito a Malta y añado 12 goles sabrán perfectamente de lo que estoy hablando. Ese día, con la histórica goleada a los malteses, con el gallo de De la Casa y con las sospechas de apaño, comenzaba el camino de España en la Eurocopa de 1984. Aquella noche bajo los palos estaba Buyo y quien a la postre sería el triste protagonista de aquel torneo.

Por hombrada o de milagro -cada uno que apele a lo que más le guste- España se ganaba el billete a Francia y la suerte le acompañaría durante casi todo el torneo. Tras dos encuentros decepcionantes ante Portugal y Rumania en los que sólo se pudieron sacar sendos empates, los de Miguel Muñoz llegaron a la última jornada en una situación límite, como había sucedido en la fase de clasificación.

La única diferencia era que enfrente ya no estaría la débil Malta, si no la todopoderosa Alemania, subcampeona en el Mundial de 1982. España necesitaba ganar para estar en semifinales, mientras que a los teutones les bastaba con un empate. El empate a cero campeó en el marcador durante casi todo el encuentro. En gran parte gracias a las increíbles paradas de Arconada, quien mantuvo a raya al potente ataque germano.

Con la llegada del minuto 90 la expedición española ya comenzaba a hacer las maletas para regresar a su país, pero entonces llegó otro milagro. Maceda apareció volando en el interior del área para cabecear al fondo de la red un centro de Señor y meter a España en semifinales. Un mazazo para los alemanes cuyo estado de ánimo quedó reflejado claramente por el abatido semblante de su enorme portero Schumacher.

Se llegó a las semifinales con una buena dosis de suerte y así se actuaría también para llegar a la final tras una tanda de penaltis ante Dinamarca. El 27 de junio de 1984, en el Parque de los Principes de París, esperaba Francia, la anfitriona del torneo y ojito derecho de Eurocopa gracias a los goles de Le Roi Platini y por imagen de Battiston abandonando en camilla el terreno de juego en el Mundial de 1982 tras chocar contra Schumacher.

El partido comenzó bien. Muñoz planteó una inteligente estrategia para contener el imaginativo centro del campo francés y España se hizo con el rumbo del partido. La Roja dominaba, pero entonces llegó la desgraciada jugada que privó de nuevo a los españoles disfrutar de la satisfacción de gritar "¡Campeones!".

El árbitro checo Vojtech Christov se inventó una falta en la frontal del área española regalando una ocasión de lujo para Michel Platini, quien estaba harto de marcar tiros libres para la Juventus y que había marcado en todos los encuentros de esta Eurocopa. El 10 galo no lanzó bien. Flojo y al lado del portero. Su rostro reflejaba la contrariedad por la ocasión desperdiciada, pero pronto cambio a un gesto de alegre picardía. Había marcado.

Contra todo pronóstico, el balón, que no llevaba ni fuerza ni colocación, se había colado bajo el brazo de Luis Miguel Arconada y con él la Eurocopa se escapaba a manos de Francia. Bellone sentenció la final a la contra, pero eso queda para la estadística porque la historia la copa la gran cantada del portero de la Real Sociedad.

La cruel memoria deportiva recordará a Arconada por su cantada en la final. El hombre que inspiró el cántico "no pasa nada, tenemos a Arconada" acabó por pasar a la historia por una desgraciada acción que todavía se recuerda con sorna desde el país vecino.

La cantada de Arconada:



4 comentarios:

Devo dijo...

ese fue sim duda el año de gloria para España a nivel seleccion, buscara repetir con grandes chances este año

saludos, nos leemos

devo

Diego dijo...

Ese fallo lo marco mucho, pero espero que no se olviden sus paradas ya que nos llevaron hasta la final
un saludo

Julian Ross dijo...

Buenas

Ahh... cada vez que la veo pienso que con suerte, no va a entrar... que mala pata, un grán portero, pero solo se le recuerda por eso...

Un saludo, Julian Ross

www.dedondehasalido.blogspot.com

eldiez dijo...

Es evidente que sin Arconada no habríamos llegado a la final.