lunes, 22 de diciembre de 2008

El comodín de Juande

Por José David López.-

Lassana Diarra llega para paliar la baja de efectivos en mediocampo, es una petición expresa de Juande Ramos y tendrá por delante cuatro años para intentar revivir al mejor Makelele, con el que le comparan (negativamente, por cierto) por aspecto, cualidades y nacionalidad.

Un joven comodín con mucho rodado El ya ex jugador del Portsmouth, parisino de nacimiento pero de orígen malí (como Mahamadou Diarra), inició sus pasos como futbolista en el Nantes, aunque su primera gran opción la tuvo en el Le Mans, donde se hizo un hueco y se ganó el crédito en la división de plata del fútbol francés. Pasó al modesto Le Havre donde definitivamente llamó la atención de los mejores ojeadores europeos y antes de dar el salto al Chelsea por 1 millón de libras, ya fue llamado para la selección francesa Sub 21.

En 2005 inició su gran aventura en la Premier, aunque apenas contó con minutos en la campaña donde Mourinho sentó cátedra como Blue. Debutó en octubre, precisamente ante el Betis en Champions, pero no tuvo continuidad y empezó a ser rotado de posición (jugó mucho de lateral diestro para tener más opciones).

Tras dos años sin muchas posibilidades y con la idea de buscar un equipo más acorde a sus intenciones, se mudó al ‘vecino’ Arsenal, donde Wenger, pese a ser muy afín a los jóvenes valores, lo tuvo a la sombra y le tachó de “jugador multifunción”. Meses después le abrió la puerta rumbo al Portsmouth.

Con Redknapp como tutor y Fratton Park como escenario, se ha reflejado la progresión del mediocentro que muchos esperaban desde su época de juvenil. Ha sido fijo en el Pompey, donde en apenas unos meses se ganó el puesto, la credibilidad de la Premier y más fuerza con la selección de Raymond Doménech (donde ya suele ser fijo).

Diarra no es un destructor como Makelele, sino un jugador comodín, capaz de trabajar y de llegar al ataque en alguna ocasión. Tiene buen desplazamiento en largo y quizás necesitaría más continuidad y claridad en su juego para dar un salto definitivo en su carrera. Está aún por explotar, viene exclusivamente a tapar la labor de su homónimo Mahamadou Diarra y aunque no es exactamente esa la mejor de sus cualidades, su capacidad de liderazgo y carácter, aseguran un desempeño a la altura.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Un año de la pesadilla

Por Francisco Ortí

La decisión adoptada por el Valencia de apartar del equipo a los jugadores Santiago Cañizares, David Albelda y Miguel Ángel Angulo y que abrió una profunda crisis institucional en el club, cumple hoy un año, en un momento en el que la entidad nada tiene que ver con la de aquel momentos y en el que ex capitán se ha convertido, de nuevo, en una pieza clave del equipo.

El 18 de diciembre de 2007 el entonces técnico del equipo, Ronald Koeman, anunció, tras el entrenamiento y por separado, al capitán del equipo, David Albelda, y al guardameta Santiago Cañizares que ya no iba a contar con ellos y un día después se lo hizo saber a Miguel Angel Angulo.

Cañizares y Angulo tenían contrato con el Valencia hasta el 30 de junio de 2009, mientras que Albelda finalizaba en 2011 su relación contractual con el club.

A partir de ahí se empezaron a vivir situaciones surrealistas en el conjutno Ché. Nadie se atrevía a llevarle la contraria a Koeman, pese a que la mayoría no veía normal ninguna de sus decisiones.

El final de aquello es conocido por todos. Un equipo campeón de Copa, pero que llegó a coquetear de cerca con el descenso.

Doce meses después... nadie le echa de menos. Koeman, esperamos que seas feliz, pero que lo seas muy muy lejos de aquí. Emery está realizando una magnífica labor rehaciendo el equipo y volviéndole a situar con los mejores-

martes, 16 de diciembre de 2008

Hora de despertar

Por Ander Barroso.-

Stamford Bridge ha pasado de ser uno de los grandes fortines europeos a ser el lugar propicio para que los visitantes den la sorpresa y consigan puntuar. Porque últimamente el Chelsea no está dando la talla como local y el empate frente al West Ham confirma los problemas de los Blues en su estadio, dónde se impuso también hace tres semanas un discreto Arsenal.

El equipo de Scolari ha ido de más a menos en estos tres primeros meses de competición. Comenzó realizando un fútbol efectivo y práctico que le situó en el liderato de la Premier, pero el cuadro londinense no está sabiendo aprovechar el mal momento de sus rivales, principalmente porque tampoco lo está pasando bien.

Los problemas más preocupantes están en ataque, puesto que al Chelsea le cuesta una barbaridad hacer goles, algo que precisamente era una de sus buenas virtudes en el pasado. Anelka no termina de dar garantías y nadie entiende que Scolari se pueda tomar el privilegio de sentar a Drogba, el delantero más peligroso con diferencia de los británicos.

Deco no está teniendo una adaptación sencilla y todo lo que envuelve al equipo le perjudica. Pero qué quieren que les diga, el portugués es una de mis debilidad y no tengo ninguna duda de que todavía tiene fútbol para rato y terminará explotando. Por el contrario, Ballack sigue sin demostrar todo su potencial y si sigue así no creo que dure mucho en las Islas.

Atrás, las cosas no están saliendo todo lo bien que podrían. Al Chelsea le llegan con mucha facilidad y Cech está teniendo más trabajo que nunca. El gran problema de los Blues no es otro que sufren corriendo detrás del balón y en Inglaterra eso te penaliza más que en ningún otro sitio. Pese a todo lo dicho, los de Scolari siguen aspirando a todo y eso también es importante.

El nivel de la Premier no está siendo el esperado esta temporada y los números hablan a la cara. El Chelsea de los buenos tiempos de Mourinho sería el líder distanciado a estas alturas. Pero la realidad nos dice que los Blues están en cabeza sin estar bien, por lo que a poco que espabilen, pueden ser campeones de calle. ¡Mantengo mi apuesta en ellos!

lunes, 15 de diciembre de 2008

El único escollo del Inter

Por Ander Barroso.-

Italia se paralizó este domingo con el encuentro disputado en el Olímpico entre la Juventus y el Milan. Como se hace en todos los clásicos, véase el Barca-Real Madrid del sábado, los días previos al partido habían estado llenos de hipótesis y visto lo visto hasta entonces, el equipo de Claudio Ranieri partía como favorito, al igual que el de Pep Guardiola.

En estos casos siempre se tiene en cuenta el factor campo. Centrándonos en el clásico italiano, tenemos que sumar a todo lo dicho que el cuadro rossonero no llegaba en una buena situación al partido y la Juve partía como gran favorita. Pero partidos como estos pueden cambiarlo todo y podía pasar cualquier cosa.

Esta vez, pasó lo que tenía que pasar y el Milan sumó su enésimo traspié como visitante. Carlo Ancelotti tiene que estar bastante preocupado, porque la imagen que dio su equipo no fue buena y urge una clara limpieza en el vestuario milanista.

El equipo rossonero hizo aguas en defensa y la Juve llegó con más facilidad que en toda la temporada. Amauri realizó el mejor partido que se le recuerda en Italia y se entendió a la perfección con un fabuloso Del Piero, que está tirando del carro tal como en los buenos tiempos.

El delantero de Conegliano adelantó a su equipo al transformar de maravilla un penalti. El Milan comenzó el partido descolocado y en ningún momento dio muestras de ir a por el partido. Las lesiones de Gattuso y Kaká han hecho mucho daño al equipo rossonero, pero la Juve también tenía bajas y supo reponerse a ellas.

Cuando peor estaban los rossoneros, aparecieron los dos grandes talismanes de este equipo, Ronaldinho y Alexandre Pato. Una gran jugada de la pareja brasileña volvió a poner en tablas el marcador. Pero los de Ancelotti pagaron su falta de concentración un minuto después, con un buen cabezazo de Chiellini que no pudo detener Abbiati.

La Juve se creció con el segundo tanto y Amauri apareció antes del descanso para encarrilar más la victoria. Sin embargo, el Milan volvió a meterse en el partido con un tanto de Ambrosini que tocó en un defensa de la Vecchia Signora.

Podían haberle entrado las dudas a los de Ranieri, pero nuevamente otra oportuna aparición de Amauri acabó en gol. En el tramo final se impuso el físico de los locales, que pudieron hundir más a su rival. No fue así, pero la victoria estaba en el bolsillo. Y con ello se confirma como el gran enemigo del Inter en la lucha por el Scudetto.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Victoria práctica

Por Ander Barroso.-

El Newcastle consiguió una victoria importantísima y sumó tres puntos que le dan oxígeno y le de los puestos de descenso. Los Urracas fueron prácticos y aprovecharon los errores del Portsmouth para ganar con un resultado contundente y de paso romper el maleficio que tenía desde hace casi dos décadas sin ganar en el Fratton Park.

De entrada, los hombres de Joe Kinnear prefirieron mantenerse en un segundo plano, estudiaron los defectos de su rival, que además no era capaz de aprovechar la posesión de balón. Por si fuera poco, Peter Crouch y Jermain Defoe no se encontraban a gusto y si querían hacer algo, no les quedaba otra que buscarse la vida ellos mismos.

El hecho de que la defensa del Newcastle volviese a estar imprecisa, sobre todo un desconocido Fabricio Coloccini, hizo que el Portsmouth estuviese presente en el partido, pese a sus preocupantes problemas en la circulación de balón. Los de Tony Adams pudieron meterles mano, pero Given realizó estuvo acertado.

Con ello, los Urracas tenían la oportunidad de dar un puño sobre la mesa. Pero tenían que aparecer sus estrellas para encarrilar el partido. Y cuando éstas aparecieron, los de Kinnear se hicieron con el control del choque sin ningún problema. Michael Owen volvió a ser el futbolista que puso la balanza del lado visitante y alargó otra semana más su racha goleadora. A poco que las lesiones le respeten, el delantero inglés será una referencia más que fiable.

Sin embargo, el gran peligro del Newcastle lo creaba Martins, que no podía ser menos y apuntillaba la victoria. Sin hacer demasiado ruido, las Urracas estaban 0-2 y el encuentro parecía estar finiquitado. Adams metió a Kanú y quemó su último cartucho. Tampoco fue suficiente. Y Guthrie subió al marcador el definitivo 0-3. Los Urracas cotizan a la alta y hunden a un Portsmouth que sigue sin tener personalidad.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Casi, pero no


Por Ander Barroso.-

No hubo milagro y el Barcelona se hizo con los tres puntos del clásico más táctico de los últimos tiempos. Juande Ramos aceptó el papel de equipo inferior y el Real Madrid luchó con uñas y dientes. Los blancos tuvieron claro desde un principio qué hacer: evitar que los blaugranas hiciesen de las suyas en ataque.

Entiendo que algunos critiquen el planteamiento de los blancos, pero, ¿acaso le quedaba otra opción a Juande con la interminable lista de bajas que tenía? El Madrid no se atrevió a tutear a su rival y eso puede ser una deshonra para los aficionados, a los que seguro que les dolió ver a su equipo plantear el partido de esa manera.

Pero el planteamiento táctico del técnico merengue fue más que eficiente y dio buen resultado hasta el final. Por qué durante buena parte del encuentro, la defensa blanca desquició a un Barca que era incapaz de batir a un motivado Casillas. Salgado y Metzelder se crecieron y sorprendieron con un gran nivel.

El Madrid prefirió centrar todos sus esfuerzos en las labores defensivas y buscaba la portería rival mediante a contragolpes desde atrás y en los que Higuaín y Raúl estaban demasiado solos al lado de una defensa blaugrana segura, con un brillante Márquez, quien volvió a imponer son autoridad.

Llegó el descanso sin goles, que, a priori, tenían que llegar en los segundos cuarenta y cinco minutos. El tiempo iba a correr en contra de un Barca que se centró única y exclusivamente en ganar, por encima de la posible goleada de las que tanto se ha hablado durante la semana.

El Barcelona no se rendía y seguía luchando. El equipo empezó a tener más llegada con la aparición de Busquets. El canterano provocó un penalti que todo el Camp Nou celebró, puesto que los locales tenían ante sí la oportunidad de adelantarse de una vez por todas en el marcador.

Eto’o tomó la responsabilidad, pero Casillas le adivinó la dirección del disparo y mantuvo el empate en el marcador. Increíble. Ahora si que el Barca estaba destinado a cosechar un inimaginable fracaso.

Sin embargo, el propio Eto’o tuvo la oportunidad de reivindicarse con un tanto de fortuna, pero que fue celebrado como si se tratase del logro de un título. La otra cara la representaba el Madrid, que veía como se le escapaba el empate a falta de diez minutos, después de realizar un gran trabajo táctico. Los merengues bajaron los brazos y Messi sentenció con el tiempo cumplido.

Aunque siendo realistas, los madridistas salieron a lo que salieron y en ningún momento buscaron la victoria. Los dos goles blaugranas tardaron en llegar, pero visto lo visto, era algo que tenía que haber sucedido antes. No fue así y el Madrid estuvo a diez minutos de dar la sorpresa. Pero no fue suficiente. Y la derrota sitúa a los blancos a doce puntos. Casi nada.

jueves, 11 de diciembre de 2008

La fiesta del fútbol mundial

Por José David López.-

Con los cereales aún en la mesa y el café agotándose a base de sorvitos, recibiremos al torneo más exótico que nos ofrece el fútbol actual, un Mundial de Clubes que arranca este jueves. La sede fijada vuelve a ser Japón, como en las cuatro ediciones anteriores (hubo una primera en Brasil), por lo que la sensación y recuerdo a la extinta Copa Intercontinental no se pierde del todo. El formato, tan enrevesado como siempre, y algún participante que se ha ‘colado’ con ayudas de la organización, vuelven a evidenciar el carácter económico del torneo, pero para los ‘catadores’ nos ofrece una oportunidad inigualable de poder observar con mayor detenimiento y facilidad la lucha de los más débiles por acortar distancias respecto a los ‘gigantes’.

En esta edición, más allá del favoritismo del Manchester United que debería sumar su primer ‘Mundialito’, hay varias incógnitas por desvelar y sobre las que me gustaría opinar. Quizás por haber visto el gran momento del Gamba Osaka en su final de campaña, por conocer el nivel que puede llegar a alcanzar el potente Al Ahly egipcio y porque LDU Quito ha perdido muchos de aquellos jugadores que le llevaron a coronar América hace unos meses, pronostico una final diferente a la habitual. Todo lo que no sea un choque clave entre United y LDUQ supondría un nuevo paso adelante del resto y, en esta ocasión, creo que la igualdad en ese sentido es máxima. Suponiendo que el formato cruza al campeón asiático con los de Ferguson, que el Al Ahly se metiera en la finalísima no sería una sorpresa mayúscula.

Abrirán el torneo el Waitakere neozeolandés, cuyo nivel es aficionado y no puede competir con grandes equipos desde que los clubes australianos se incrustaran en las competiciones asiáticas y el Adelaide United (entrenado por el ex Tenerife Vidmar), que fue un inesperado finalista en la Champions de Asia tras vencer al Bunyodkor de Rivaldo y Zico. Más allá de esta sorpresa y de que sobre el papel, deberían vencer a su ‘vecino’ oceánico, el destino le otorgaría la opción de vengarse del Gamba Osaka.

El cuadro nipón, del que ya hablamos cuando se coronó rey asiático, sería capaz de llegar lejos de no encontrarse con el United en semifinales, lo que casi le sepulta a cumplir ante aquellos a los que ya ha demostrado poder superar. La gran estrella es Endo, especialista en faltas directas y de gran experiencia que puede salir rumbo a europa este verano. Los goles de Yanakazi y el brasileño Lucas así como el llegador Yasuda, producto de su cantera, son las grandes bazas de un equipo muy definido y con mucha agresividad a la hora de presionar e intentar robar la pelota. Son los anfitriones y quieren cerrar a lo grande un año estupendo.

El Pachuca mexicano, que ha perdido a gran parte de su nómina de estrellas en los últimos meses (Cacho o Chitiva entre otros), sigue dependiendo en exceso del argentino Giménez y de los goles del recién llegado Marioni, que sigue siendo peligroso y efectivo. El pasado año sufrieron críticas incomparables tras caer ante el Étoile du Sahel en su primera ronda. Además, llegan en mal momento tras no haber cumplido en el campeonato azteca y estar lejos de los mejores del país.

Más positivo y optimista es el Al Ahly egipcio, con enésima vez coronado como campeón africano. Es su tercera edición y llega con mejores previsiones que nunca merced al gran desempeño de sus mejores jugadores en los últimos meses. El angoleño Flavio pone los goles en un equipo que emana profesionalidad y calidad, aquella que desbordó la selección egipcia en la Copa África. De aquellos ‘faraones de Shehata’ se nutre una vez más el cuadro egipcio. La estrella, Mohammed Abo Trika, estará bien acompañada por Barakat, Moawad, Hosny o Gomaa. Les meto en la finalísima.

Pese a haber elogiado su coronación en la Libertadores, histórica e irrepetible por el nivel mostrado y la valía acumulada por los del ‘Patón’ Bauza, LDUQ está lejos de aquél nivel en la actualidad. Los albol decepcionaron en la sudamericana y en el campeonato ecuatoriano, claro reflejo de los efectivos perdidos. Se marcharon Guerrón y Vera (América) y, con ellos, gran parte de la entidad que les caracterizó. Manso es su principal crack, capaz de lo mejor si las lesiones no se lo impiden, así como el habilidoso y rápido Bolaños. Más allá de esas individualidades y de su experiencia, sólo una sorpresa podría hacerles campeones del mundo e incluso pasarán serios problemas para alcanzar la final.

Dicho esto, el todopoderoso Manchester United queda como principal favorito y candidato número uno a sumar su primer Mundial de Clubes. Participó con más pena que gloria en la primera edición celebrada ‘con alfileres’ en Brasil pero llega tras recuperar poco a poco su nivel, exigido, obligado a no perdonar este título y con un Cristiano Ronaldo recién coronado como Balón de Oro. No hay mejor escenario que este y el luso lo sabe. Ferguson, además, quiere seguir alargando su leyenda.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Mano de santo

Por Ander Barroso.-

El debut de Juande Ramos como técnico del Real Madrid no pudo ser más brillante. El conjunto merengue se impuso con autoridad a un apático Zenit que no pudo hacer frente al poderoso ímpetu blanco. La gran actuación de Raúl y Robben fue transcendental en una victoria que da moral al equipo para llegar al clásico en unas condiciones menos malas.

Todo aquel que sea sensato, sabrá que es imposible que un equipo cambie tanto de una día para otro. Y obviamente, a Juande habrá que darle un tiempo para que pueda resolver los problemas de este Madrid, que pese a la victoria de Champions, sigue teniendo pocas opciones de plantarle cara al líder de la Liga. Problemas que, por otro lado, han de solucionarse con la incorporación de alguna otra pieza ofensiva.

El Barcelona se encuentra en un momento fantástico y será difícil que los blancos les pongan en aprietos. Además, el equipo está en cuadro para su visita al Camp Nou. La ausencia más significativa será la de Robben, sin duda alguna, el futbolista más en forma de la plantilla y en el que se apoyan Raúl y Higuaín para hacer daño a la defensa rival.

Aunque dónde Juande tiene un problema serio es en defensa, puesto que Pepe, Heinze, Marcelo y Torres no podrán disputar el clásico. Messi, Eto’o y compañía se tienen que estar frotando las manos, por la más que probable presencia de Metzelder y Salgado en los laterales. ¿No sería más fácil situar al defensa alemán al lado de Cannavaro y mandar a Sergio Ramos al lateral izquierdo? Preguntas sin respuesta.

Lo lógico es que el Madrid no rasque nada en el estadio blaugrana, pero, al menos, el equipo saldrá al campo motivado y con la misión de dar la sorpresa y callar bocas. En el vestuario blanco se habla de tratar demostrar que no son tan malos vulnerables como se piensa. Este subidón de moral lo ha provocado la buena actuación del equipo en el debut de Juande.

Con Schuster en el banquillo, el Madrid seguiría arrastrándose en el campo, porque los futbolistas no confiaban en el técnico alemán. Algo lógico. El sábado los merengues podrán perder, pero ahora tienen un entrenador de verdad, que en sólo un partido a hecho más pruebas (Metzelder y Salgado en los laterales, derecho e izquierdo respectivamente) que su antecesor en los tres meses de temporada y el Madrid dará con toda seguridad una imagen de equipo.

martes, 9 de diciembre de 2008

Irregularidad europea

Por Ander Barroso.-

Seguro que José Mourinho no está nada contento con la imagen que dio el Inter de Milán en su visita al Weserstadion. El equipo italiano llegaba a la cita clasificado, pero sin tener asegurado acabar como líder, pese a que en esta primera fase no ha estado a la altura.

Sí, el equipo italiano estará en octavos, pero otro gallo hubiese cantado si su grupo hubiese sido otro. Panathinaikos, Anorthosis y un Werder Bremen en horas bajas. ¡Qué chollo! Y, aún así, los de Mourinho no han dado la talla y finalmente pasan a octavos como segundos de grupo, superados por el Panathinaikos.

El síntoma más preocupante no es otro que su irregularidad en la Champions. En el Calcio, el Inter está brillando, pero las cosas cambian en Europa, dónde sus rivales le están sacando los colores.

El último bochorno del equipo de Mourinho se vio este martes en el Weserstadion. El Inter no fue capaz de hacer frente a un equipo que no atraviesa un buen momento y en el que no estaban algunas de sus piezas más cotizadas, entre ellas Diego, Almeida y Naldo.

Sin embargo, los alemanes salieron a muerte, con un único pensamiento: ganar y esperar una derrota del Anorthosis para, al menos, acceder a la Copa de la UEFA. Enfrente, un equipo mezclado por titulares y suplentes.

Mou’ sentó de entrada a Ibrahimovic, y apostó por gente no tan habitual como pueden ser el nuevo ‘Bidón de Oro’, Ricardo Quaresma, Muntari, Mancini… Con o sin titulares, es difícil que los italianos hubiesen hecho frente a un Werder que preparó el partido a la perfección.

La posesión del balón fue claramente para los locales. Además, la presencia del joven Mesut Ozil y Claudio Pizarro incomodó a los de Mourinho, que no estuvieron demasiado seguros atrás y la buena colocación del Werder hizo que tampoco hiciesen daño cuando salían al contragolpe.

Sóla la entrada de Ibrahimovic inquietó al Werder, que para entonces tenía el partido finiquitado. El delantero sueco tuvi tiempo para marcar un golazo, pero no para salvar a su equipo de otro estrepitóso más que merecido.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Los Spurs van a más

Por Ander Barroso.-

El Tottenham cumplió en su visita al Upton Park. El equipo de Harry Redknaap sumó su segunda victoria consecutiva y sigue recuperando el terreno perdido. El principal problema es que todavía está bastante lejos de la cabeza y si quiere llegar a ella, no puede fallar.

La llegada de Redknaap ha dado confianza a un equipo que cuando está bien, es difícil de vencer. Luca Modric es el hombre más importante de los Spurs, aunque no por ello tenemos que desprestigiar la labor de currantes eficientes como Jenas, Zokora o Lennon.

Los de Redknaap bloquearon la salida del balón de un West Ham que tuvo bastantes problemas para llegar a la portería defendida por el brasileño Gomes. Bellamy y Carlton Cole tuvieron que fabricarse ellos mismos sus ocasiones de gol, porque los locales no estuvieron precisos en la creación.

Pavlyuchenko volvió a estar desacertado y no consiguió marcar. El atacante ruso sigue sin sentirse todo lo cómodo que él quisiera en el equipo y la entrada de Darren Bent dio más chispa a un Tottenham al que sólo le faltaba marcar el tanto de la victoria.

Y llegó. Los Spurs aprovecharon su dominio a balón parado para adelantarse en el marcador con un buen tanto de cabeza de Ledley King. El gol del defensa británico resolvía todos los problemas de los visitantes, que se encargaron de dormir el partido.

Sin embargo, el Tottenham tenía la sensación de que no había rematado la faena y se encargó de hacerlo, merced a un tanto del recién entrado Jamie O’Hara. 0-2. Misión cumplida, pero hay que seguir manos a la obra, porque todavía hay mucho que hacer.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Todas las de perder

Por Ander Barroso.-

El Real Madrid llegará al Camp Nou con nueve puntos menos que el Barcelona y la más que posible derrota frente al equipo de Pep Guardiola elevaría la distancia a doce. Casi nada. Sin embargo, sólo tenemos que analizar la actuación de cada uno para calificar como justa la distancia que existe entre catalanes y madridistas.

Porque el Barcelona está siendo muy superior al Madrid. Los blaugranas son una maquina de hacer goles, buen fútbol y tiene un orden táctico excelente, mientras que los blancos cuentan con poca pólvora ofensiva, tras la lesión de Van Nistelrooy, y atrás es un auténtico coladero.

Sólo hay que comparar cada banquillo para darse cuenta de que equipo está bien y quién mal. El Barca cuenta con un entrenador que debuta en lo más alto y hasta ahora, no se ha defendido nada mal. Ha hecho algo más que un equipo del vestuario, dónde prima el compañerismo y buen ambiente.

Guardiola está sabiendo sacar el máximo partido posible a sus estrellas. Eto’o ha vuelto a gritar sus goles en el Camp Nou como nadie, Messi atraviesa su momento más dulce, Henry empieza a recordar al del Arsenal y su apuesta en perlas de la cantera como Busquets o Pedrito no está siendo desacertada.
La fantasía del Barca es totalmente opuesta a las dudas que sigue generando el Madrid. La planificación de Mijatovic no fue buena y las lesiones de algunos futbolistas importantes lo han confirmado. El equipo blanco está tieso en todos los aspectos y los dos únicos que se salvan son Arjen Robben y Gonzalo Higuaín.

Ambos regresaron al once contra el Sevilla y fueron los dos futbolistas más peligrosos del Madrid. Tienen rapidez, llegada y en la segunda parte se echaron el equipo a las espaldas para igualar el marcador.

Sobre todo el holandés, que dio toda una exhibición de cómo se debe desbordar. Sin embargo, vio la segunda cartulina por protestar al árbitro y no estará en el Camp Nou, lo cual resta al Madrid las pocas posibilidades que tiene de sacar algo en el clásico.

Aunque no tenemos que olvidar que en partidos como el del sábado puede pasar cualquier cosa. Son diferentes y muchas veces lo que ha pasado hasta entonces no tiene nada que ver con lo que ocurre en el choque. Son partidos diferentes, en los que es imposible acertar lo que va a ocurrir. Pero este año la superioridad del Barca es tal, que todos se atreven a predecir una goleada. ¡Prepárate, Casillas!

sábado, 6 de diciembre de 2008

Una vendaval imparable

Por Ander Barroso.-

El Atlético derrotó de manera incontestable a un Sporting que no pudo hacer nada para frenar el vendaval Agüero-Forlán. Volvió a funcionar la conexión entre el argentino y el uruguayo, que escoltados por Maxi y Simao, volvieron loca a una defensa local que cometió demasiados errores.

Los de Javier Aguirre estaban obligados a ganar estos partidos para reengancharse con el grupo de la cabeza y sus victorias ante Racing y Sporting les vuelven a colocar en su sitio. La mejor noticia para los atléticos es que Forlán y el ‘Kun’ han cogido el timón del equipo en el momento cumbre y los resultados están ahí.

La capacidad ofensiva del equipo es muy alta. A poco que sus delanteros estén bien, el Atleti se convierte en un equipo muy efectivo. Un dato: en los dos últimos partidos de Liga, los colchoneros han marcado nueve tantos. Y de esos nueve, cuatro han sido de Forlán.

El uruguayo es uno de los delanteros más completos de Europa. Tiene arranque, velocidad, técnica, inteligencia y una gran definición. Forma con Agüero una de las delanteras más verticales del continente. Han firmado 17 de los 33 goles del Atlético y mantienen al equipo luchando por todo.

La complicidad que tienen sobre el césped es total. Sus movimientos se compenetran y son capaces de entenderse con una simple mirada. El futuro del Atlético está bien asegurado si consigue ‘atar’ a sus dos goleadores.

Y Aguirre no es un tipo tonto. Sabe de esto y sabe que si quiere triunfar en el Atleti, debe aferrarse al argentino y al uruguayo. Principalmente, porque los dos solitos se bastan para ganar cualquier partido y en ocasiones, abusar del rival. Son más decisivos y obviamente, el Atlético no es el mismo sin ellos.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Experiencia bávara

Por Ander Barroso.-

Hacía mucho tiempo que un equipo no le ponía las cosas tan difíciles al Bayern en el Allianz Arena como se las puso el Hoffenheim. El equipo de Ralf Rangnick aguantó con valentía a un Bayern crecido y convencido en su intento de sumar tres puntos con los que igualase a su rival en el primer puesto. A la revelación de la edición actual de la Bundesliga le faltó la experiencia que tienen adquirida los futbolistas bávaros a la hora de disputar un encuentro de la importancia que tenía. La presión que provoca enfrentarse a un grande como el Bayern también pudo pasarles factura.

Hay que destacar por encima de todo el criterio táctico de los bávaros. Lucio y Van Buyten tuvieron muy claro en todo momento lo que tenían que hacer y no se anduvieron con tonterías. El centro del campo también fue dominado por los de Jurgen Klinsmann, con Van Bommel como cerebro.Pero el Bayern no estuvo acertado en los últimos metros. Tanto Luca Toni como Klose tuvieron ocasiones como para sentenciar el partido antes del descanso, pero volvieron a estar imprecisos en los últimos metros y su equipo lo notó más que nunca.

Las sensaciones que mostraba el Hoffenheim no eran demasiado buenas, pero aún así dispuso de varias oportunidades, demostrando que tiene un gran potencial ofensivo. Ibisevic es un gran delantero, con pura dinamita y gol. Además cuenta con la imprescindible ayuda de Demba Ba y Obasi. La pegada de Carlos Alberto también debe ser mencionada.

Se puede decir que los locales tuvieron más cabeza que el equipo de Sinsheim, el cual tuvo más intensidad con el balón, pero también fue más impreciso e irregular. Sin embargo, los futbolistas del Hoffenheim hicieron bien todo lo que hicieron. No dudaron a la hora de plantarse en la portería de Rensing. Tras el descanso, los de Rangnick sorprendieron al Bayern y se adelantaron en el marcador contra todo pronóstico. El autor del tanto no fue otro que el bueno de Ibisevic.

Entonces, el Hoffenheim cometió un grave error. Retrasar sus líneas. Esto hizo que Toni y Klose jugaran más arriba y la teoría con estos tipos de delanteros es clara: cuanto más arriba estén, más daño van a hacerte. El Bayern se volcó al ataque y a los visitantes sólo les duró diez minutos la alegría, pues Lahm empató en un saque de esquina. El tanto del lateral no hizo otra cosa que no fuese motivar al equipo bávaro.

El Hoffenheim volvió a sacar la casta que le define y la entrada de Salihovic dio oxígeno al equipo de Rangnick, que pudo amargar el fin de semana a Klinsmann. La desesperación crecía ante un Toni incapaz de materializar sus ocasiones.

Lo del atacante italiano era desesperante. Hasta que con el tiempo cumplido, éste aprovecho un mano a mano con Hass para poner fin a su sequía y dar tres puntos a un Bayern que iguala en la primera posición a este humilde pero notable equipo de la pequeña localidad de Sinsheim, que perdió debido a la poca experiencia de sus futbolistas en un partido tan importante ante un equipo grande. El 'grano' que más le va a costar quitar a este Bayern para hacerse con el título es el que en agosto era uno de los más pequeños, pero se ha ido agrandando. Veremos si finalmente se lo puede quitar de encima. Pero este Hoffenheim tiene muy bien adquiridos los conceptos.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Por la puerta de atrás


Por Francisco Ortí.-

Valencia-Brujas (1-1)

El partido ante el Brujas se presentaba como un china en el zapatazo para el Valencia pero también como una oportunidad de lujo para los menos habituales. El guante sólo lo recogió un genial Pablo Hernández, el mejor sobre el terreno de juego, y Nikola Zigic, especialista en aprovechar este tipo de oportunidades.

El encuentro comenzó frío, como el ambiente y como las gradas. Mestalla esta vez no respondió y sólo unos pocos valientes se atrevieron a acercarse a la avenida de Suecia para presenciar el envite europeo. Sin apenas sobresaltos se vivieron los primeros minutos, hasta que Alcaraz se decidió por sazonar con picante el encuentro y adelantó a los belgas en una acción a balón parado que dejó en evidencia a la zaga ché y a Guaita, portero titular en sustitución de Renan.

El gol del defensa paraguayo despertó al Valencia, que intentó buscar el área rival con mayor ímpetu. El aumento en los niveles de adrenalina no se tradujo en un fútbol claro, si no todo lo contrario. Con Maduro y, sobre todo, Hugo Viana desaparecidos en combate el equipo ché estuvo huérfano de organización y recurrió a la búsqueda desesperada de los centímetros de Nikola Zigic con balones largos.

La solución de emergencia resultó rentable gracias a la verticalidad de Jaume y Pablo Hernández, muy activos durante toda la noche. Sin embargo, sus disparos, en posiciones demasiado forzadas, no encontraron los tres palos.

El Brujas, mientras tanto, buscaba salir a la contra buscando con insistencia al venezolano Vargas, un incordio para Asier del Horno a causa de un velocidad y habilidad para ganarle la espalda.

El descanso llegó con una momentánea victoria visitante iluminada en el marcador. Se esperaba reacción local en la reanudación y no tardó en producirse. De nuevo con pocos argumentos ofensivos, pero con los muchos centímetros de Zigic el Valencia encontró el empate en un saque de esquina que el gigante serbio cabeceó a la red.

El delantero balcánico se ha especializado en rescatar al Valencia con sus goles en este tipo de encuentros "olvidados". Los aficionados ché recordarán sus tantos cruciales en las primeras ronda de la Copa del Rey que a la postre acabó tiñéndose de blanc i negre.

Con empate en el luminoso, Emery intentó dotar de sentido al centro del campo con la entrada de Manuel Fernandes y Albiol, que permitió a Marchena adelantarse hasta la medular. La nueva pareja de centrocampistas mantuvo al Valencia en las proximidades del área belga, aunque faltó chispa para acabar de voltear el marcador.

El empate final, pese a todo, viene de perlas a ambos equipos, que afrontarán la última jornada con la tranquilidad que otorga el saber que dependen de sí mismos para sellar su pase a la siguiente fase. Los ché, incluso, pueden centrarse en pensar si prefieren la primera o la segunda plaza, puesto que la tercera ya la tienen asegurada.

Foto: ValenciaCF.es

martes, 2 de diciembre de 2008

Qué lo disfrute


Por Ander Barroso.-

Ya lo tiene. Cristiano Ronaldo ha sido galardonado con el Balón de Oro tras un año 2008 que jamás olvidará. El extremo luso fue el principal culpable de que su equipo se hiciese con la Premier y la Champions en el mes de mayo.

‘France Football’ ha valorado los éxitos de CR7 con su equipo y se ha olvidado del fracaso que sufrió con su selección en la Eurocopa. Pese a ello, las cifras goleadoras de Cristiano han sido de escándalo, con 31 goles en la Premier y 8 en Champions y eso ha tenido mucha importancia en el resultado final.
La segunda posición ha sido para Leo Messi. El astro argentino ha de estar más que satisfecho, tras una temporada en la que ha sufrido más de la cuenta con un equipo que no terminaba de meter la sexta marcha. A poco que su equipo hubiese dado la talla, el crack blaugrana le hubiese disputado el primer puesto a Ronaldo.

No debe sorprendernos que el portugués y el argentino sean los dos primeros en las votaciones, puesto que ambos son los dos futbolistas del momento y viendo su corta edad, todo hace indicar que lo serán durante un buen tiempo.

El fútbol español aporta cuatro jugadores al top-ten y esto confirma que la actuación de España en la Eurocopa no ha pasado desapercibida. Torres en tercera posición, Casillas, Villa y Xavi son los representantes españoles en los diez primeros puestos. Así que de decepción nada.

Si bien es cierto que tras ganar la Eurocopa todos soñábamos con ver a algún jugador español ganando el Balón de Oro, después de que Cannavaro fuese galardonado con dicho premio hace dos temporadas tras imponerse con Italia en el Mundial. Pero esta temporada la competencia ha sido máxima y finalmente el ganador ha sido el esperado. ¡Y qué lo disfrute!

lunes, 1 de diciembre de 2008

Un líder poco efectivo


Por Ander Barroso.-

La derrota del Chelsea con el Arsenal significaba que el Liverpool tuviese en sus manos el liderato de la Premier, siempre y cuando consiguiese, como mínimo, un empate frente al West Ham. Los de Rafa Benítez tenían ante sí una gran ocasión para dar un puñetazo sobre la mesa.

Sin embargo, el equipo de Gianfranco Zola no se acobardó por el simple hecho de enfrentarse al máximo rival del Chelsea. El West Ham actuó como un bloque genial en el aspecto táctico, sin acobardarse y terminó por sacar de quicio a Gerrard y Xabi Alonso, más bloqueados que nunca.

Y si borras en un mismo partido al español y al inglés, has de darte por satisfecho. Porque son el motor del equipo, los encargados de sacar el máximo posible de sus compañeros. Y si el motor no funciona, las demás piezas no serán tan fiables.

Eso explica que los ‘Reds’ no fuesen capaces de ganar al West Ham. Además, los problemas de gol que tiene el equipo son sintomáticos. No marca un gol en la Premier desde primeros de noviembre y ahora, más que nunca, se está viendo la importancia que tiene Fernando Torres en el sistema de Benítez.

Kuyt también es más delantero con ‘The Kid’. Y los pases de Gerrard también son más efectivos si éstos van hacia el español. Aunque también cabe decir que el Liverpool es líder, pese a haber tenido de baja al delantero madrileño buena parte de este arranque de temporada.

La reflexión es clara: este Liverpool es muy bueno, hasta tal punto que es líder de la Premier pese a tener problemas con el gol. Y curiosamente, el destino ha querido que los ‘Reds’ se coloquen líderes de la Premier merced a un rácano empate a nada frente al West Ham. Líderes, sí, pero puede que sólo sea por ahora. A no ser que empiecen a ser más efectivos.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Algo más que tres puntos

Por Ander Barroso.-

Nunca antes un equipo había ganado en Stamford Bridge haciendo tan poco. Pero sí, el Arsenal consiguió imponerse a un Chelsea que cada vez intimida menos como local. Los ‘gunners’ salvaron el match-ball de cara al título y el 1-2 puede ser un buen clavo al que agarrarse para salir de la crisis.

El Arsenal se presentaba en Stamford Bridge en el peor momento posible. A diez puntos del liderato y en plena crisis, el derbi londinense era una final para los de Arsene Wenger, que estaban obligados a ganar para seguir optando a la Premier. Imagínense la importancia del partido para los ‘gunners’.

Sin embargo, el Chelsea demostró desde los primeros compases que el Arsenal iba a necesitar un golpe de efecto para ganar. Los de Scolari se hicieron con un control efectivo total de la medular, dónde Ballack, Lampard y Deco se impusieron a Cesc y compañía.

Pero a los ‘blues’ les faltó pegada. Anelka no tuvo una tarde inspirada y Kalou perdió la batalla con un solvente Gallas. De hecho, el único tanto del Chelsea lo marcó Djourou en propia puerta tras un error en el saque de Almunia.

El último cuarto de hora del primer tiempo fue agónico para un Arsenal que no estuvo en el partido. Los de Wenger aguantaron como pudieron y fue todo un milagro que se fueran al descanso con un único tanto en contra.

Un 1-0 que, pese a ser corto, podía ser perfectamente definitivo, puesto que era impensable que los ‘gunners’, en las condiciones que estaban, pudiesen meter mano a un equipo bien plantado. Sin embargo, Adebayor encontró en Ivanovic al gran defecto del Chelsea.

Seguía sin ser suficiente. Hasta que Van Persie, en posición de fuera de juego, batió a Cech. Sin que el Chelsea pudiese digerir el empate, el mediapunta holandés volvió a marcar tres minutos después tras un buen pase de Adebayor.

Parecía imposible. Pero era cierto. El Arsenal estaba por delante en el marcador con media hora por disputar. Los ‘blues’ tenían tiempo para remontar, pero la presión les bloqueó y desaparecieron del partido. Todo lo contrario que los ‘gunners’, que empezaron a moverla, con Cesc como líder. Supieron dormir el partido y sumar tres puntos de oro.

sábado, 29 de noviembre de 2008

Espíritu de campeón


Por Ander Barroso.-


El Salernitana es un equipo duro de roer y sino que se lo pregunten a un Parma que sufrió lo suyo para derrotarle. El encuentro apenas aportó cosas interesantes en lo futbolístico, debido al mal estado del terreno de juego, algo que benefició a los locales, futbolísticamente inferiores al equipo parmesano.

El histórico equipo italiano sufrió para ganar. Las malas condiciones del césped provocó que el partido fuese trabado e impidió a los de Francesco Guidolin imponer toda su calidad sobre la mesa, aunque tampoco hizo falta.

El Parma sigue siendo un grande y volverá a estar con los mejores. Su caso me recuerdo al que vivió el Atlético hace unos años. Principalmente, porque el equipo mantiene ese espíritu de campeón que tantas alegrías dio en el pasado.

Además, no cuenta con una mala plantilla. Defensivamente tiene gente que sabe lo que tiene que hacer a la perfección. En el centro del campo no le cuesta coger la posición y triangular, mientras que en ataque cuenta con una de las duplas con más peligro de la Serie B.

Reginaldo y Lucarelli son dos delanteros diferentes, compatibles y con olfato goleador. Forman una asociación impresionante y detrás de ellos está el jugador con más talento del Parma y de toda la Serie B: León.

Pararles resulta ser algo complicado y sino pregúntenselo a la defensa del Salernitana, que no pudo frenar dos paredes seguidas de las tres piezas ofensivas del equipo parmesano, para que Reginaldo terminase por asistir en un pase de muerte a Lucarelli, que definió sin problemas al fondo de la portería.

Pero los locales no se frenaron y un minuto después, Di Napoli sorprendió a la defensa del Parma para poner las tablas en el marcador. No podía ser posible. Tras hacer lo más complicado, adelantarse, los de Guidolin pagaron su desconcentración y se vieron obligados a volver a la carga en busca de un segundo tanto.

El Salernitana reordenó sus líneas y se dedicó a buscar el contragolpe, entregándole el timón del partido a los visitantes. Estos aceptaron la propuesta y no pararon de buscar la portería rival, pero los espacios se redujeron y por si fuera poco, la fortuna no estaba del lado del Parma en los metros finales.

Sin embargo, toda esa mala suerte terminó convirtiéndose en buena, porque luego si que sonrió la fortuna a los visitantes. En un lanzamiento de falta, León le pegó fuerte a una pelota que botó y sorprendió a Pinna.

Con 1-2, el Salernitana intentó reaccionar, pero a este Parma tan sólido atrás no le hace daño cualquiera. De hecho, los parmesanos pudieron aumentar su ventaja, pero Lucarelli no pudo conseguir el doblete. Ni hacía falta. Porque lo verdaderamente importante era la victoria y con ella regresó el equipo de Guidolin a casa. 3 puntos menos para regresar a su categoría: la Serie A.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Ancelotti le debe una

Por Ander Barroso.-

Carlo Ancelotti reservó a algunos de sus baluartes en la visita del Milan al estadio del Portsmouth. Seedorf, Pirlo y Ronaldinho no salieron de entrada y precisamente los principales problemas del equipo rossonero llegaban a la hora de elaborar. Demasiado músculo y poca creación en el centro del campo.

Los de Ancelotti dominaron buena parte de la primera mitad aunque no con excesiva superioridad. Les faltó puntería para materializar sus ocasiones. Shevchenko volvió a estar desacertado y falló estrepitosamente siempre que se presentó delante de un inspirado James.

El ‘Pompey’ hizo bien todo lo que hizo y el planteamiento táctico de Tony Adams no pudo ser más efectivo. Sobre todo en la segunda mitad, que fue cuando se impusieron en todo a un Milan que dio señales de cansancio e inferioridad.

Los británicos recurrieron al juego aéreo como principal arma para hacer daño a los milanistas. Peter Crouch y Kanú son el 50% de este equipo y acabaron desquiciando a Senderos y Antonini, en un quiero y no puedo.

El apoyo del público terminó por meter en el partido a un Portsmouth que empezó a creer en la victoria. Consiguieron embotellar al Milan en su campo, lo que les dio mucha confianza. La movieron bien y el domino que tuvieron durante el segundo tiempo fue total.

Sólo faltaba el gol. Y terminó llegando. Primero fue Kaboul, tras un disparo de Glen Johnson. Y con el Milan en plena crisis anímica, Johnson volvió a aparecer para que Kanú rematase en boca de gol y aumentara la diferencia en el marcador.

Fue entonces cuando Ancelotti recurrió a Ronaldinho y Pato. El resultado podría haber sido diferente si los dos hubiesen salido de entrada, pero no fue así y todo lo demás son hipótesis de las que no se puede sacar una solución clara.

Lo que si es de elogiar es que las cosas volvieron a su cauce tras la salida del pasado (¿presente?) y futuro de Brasil. El Milan la movió con más fluidez y en diez minutos fue capaz de darle la vuelta al partido. ‘Dinho’ volvió a demostrar su dominio a balón parado con un golazo e Inzaghi, bajo la bocina, aprovechó una pelota muerta en el area para poner las tablas en el marcador.

Un punto con el que el equipo rossonero firma su clasificación. Ancelotti puede respirar tranquilo. A saber lo que se le pasó por la cabeza con 2-0. Seguro que nada bueno. Qué se atrevan a decir ahora en San Siro que la Copa de la UEFA sea una competición asequible.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Con Leo todo cambia


Por Ander Barroso.-

El Barcelona se presentó en el José Alvalade furioso tras el empatar contra el Getafe. Guardiola salió con todo desde el principió confirmando la importancia del partido para un Barca que no iba a regalar nada, pese a que la clasificación estaba hecha. Así, el equipo blaugrana se exhibió y goleó a un Sporting de Lisboa que bastante hizo marcando dos goles.

Los portugueses no tienen un mal equipo. Paulo Bento cuenta con varios futbolistas interesantes, a destacar Veloso, Moutinho y el goleador Liedson. Sin embargo, enfrente tenían al mejor equipo del momento. Los de Guardiola impusieron su autoridad desde el principio y Lionel Messi volvió a ser el gran líder del equipo. El argentino estuvo genial, fabricó el gol de Henry e hizo otro de ‘pillo’ tras un saque de falta rápido de Alves.

Atraviesa uno de sus mejores momentos individuales y colectivos desde que llegó al primer equipo. La recuperación del Barca ha servido para que su estrella pueda demostrar a todo el mundo lo buen futbolista que es. Messi es el jugador del momento y va camino de serlo también en el futuro.

Cuando está sobre el césped, Leo es la referencia del equipo. Sus compañeros no se lo piensan dos veces cuando tienen que buscarle, porque saben que a poco que le metan un buen balón, el argentino lo convertirá en oro. El centro del campo está bien cubierto, con gente que la toca y hace que el balón llegue bien a arriba, algo que a Messi le viene al pelo.

Puede que llamarle dependencia a todo esto sea demasiado, si tenemos en cuenta que en el Barca hay más estrellas. Lo que si es cierto es que Messi es una pieza imprescindible en el sistema de Guardiola, ya que a pesar de que arriba hay gente con mucha calidad, el talento de Leo es anormal y el Barca no es el mismo con y sin él.

A sus 21 primaveras, el argentino tiene todavía un margen de mejora importante. Y en Argentina se frotan las manos, porque en el Mundial de Sudáfrica la albiceleste tendrá a un Dios en el banquillo, Maradona, y a otro en el césped, Messi. ¡Tiembla, España!

miércoles, 26 de noviembre de 2008

El 'Ferrari', como en los viejos tiempos


Por Ander Barroso.-

Puede que tenga muchos defectos, pero si hay algo que Raúl González tiene en perfectas condiciones, es la cabeza. El madrileño cuenta con una gran experiencia que le es muy útil en situaciones tensas como las que ha vivido el Real Madrid Madrid en las últimas semanas.

Raúl se sacó de la chistera un golazo que dio la victoria a los de Schuster frente al BATE Borisov. Una victoria que certificó el pase del conjunto blanco a los octavos de la Champions y que acalló los rumores sobre la posible crisis del equipo, que en una semana ha recortado dos puntos al Barca en la Liga y ha hecho sus deberes en Europa.

El capitán volvió a ‘partirse la cara’ por su equipo, tal y como acostumbra. Ahora, Raúl tiene más motivos para luchar, puesto que cuenta con mayor responsabilidad. Robben, Higuaín y Van Nistelrooy, los tres futbolistas con más pegada del equipo, están lesionados y el ‘7’ es la referencia en ataque.

Tiene ante sí una oportunidad de demostrar a todo el mundo que sigue siendo un excelente goleador, como en los viejos tiempos. Cumplió ante el BATE Borisov y hasta ahora, en lo que llevamos de temporada, sus cifras goleadoras no son malas. Pero será en la ‘cuesta’ de diciembre cuando el capitán tenga que ‘atarse los machos’ y mantener el olfato goleador.

De la plantilla actual del Madrid, Raúl es uno de los pocos futbolistas que tenga la capacidad suficiente para echarse el equipo a las espaldas y tirar del carro. Es algo que hizo en el pasado y tratará de repetirlo.

El tanto que marcó en el Horowdski Stadium sirvió para que igualase a Filippo Inzaghi como máximo goleador en competiciones europeas. Ambos cuentan con la cifra de 64 goles marcados, pero no se rinden y quieren más. Están acostumbrados a triunfar y la derrota les duele como a los que más.

Misión cumplida


Por Ander Barroso.-

El Villarreal le tiene tomada la medida al Manchester, porque en los cuatro partidos que se han enfrentado en Champions no ha perdido ninguno y lo que es todavía más difícil, ha mantenido la portería a cero. Algo que, viendo el tremendo potencial ofensivo de los de Alex Ferguson, tiene mucho mérito.

Ambos equipos saltaron al césped con la misión de hacer los deberes y obtener la clasificación. La primera media hora fue de aburrimiento general. Mucho respeto y mucho miedo. Apenas pisaron las áreas en los primeros compases, debido al catenaccio impuesto por Pellegrini y Ferguson.

Todo cambio cuando apareció Cristiano para sacar a relucir su tremenda calidad. El portugués creó un par de acciones antes del descanso que pudieron ser gol. A balón parado es todo un especialista y ayer lo volvió a demostrar con una pegada más que amenazante.

La segunda parte fue dominada de principio a fin por el Manchester. El Villarreal acusó la lesión de Marcos Senna y la poca llegada que tenía. El Submarino era incapaz de poder salir de atrás y por si fuera poco, Giuseppe Rossi estuvo demasiado solo arriba y fue imposible que pudiese hacer algo ante Ferdinand y Evans.

La velocidad de Rooney y Ronaldo volvió loca a toda la zaga del Villarreal. Era imposible pararles. Muestra de la impotencia castellonense fue la patada que Capdevilla propinó al portugués costándole la expulsión.

El United llegaba y llegaba. Pero el Villarreal tenía en su portería un ‘muro’ llamado Diego López. El portero gallego tuvo que emplearse a fondo hasta convertirse en el héroe y el principal artífice de la clasificación.

Porque el Manchester fue superior, pero los de Pellegrini aguantaron con uñas y dientes hasta el final. Cumplió. Da igual el sufrimiento. Lo importante es que el Villarreal ya está en octavos. El Submarino se ha ganado el respeto de todo Europa y no debe renunciar a nada.

martes, 28 de octubre de 2008

El último reto de Diego


Por Ander Barroso.-

Desde Argentina llegan rumores de que Diego Armando Maradona podría convertirse en el sucesor del ‘Coco’ Basile en la albiceleste. No me cabe ninguna duda de que estos rumores son ciertos y, de confirmarse, la llegada de Maradona a la selección será celebrada por todos los argentinos.

Diego demostró hace bastante tiempo, en su época de futbolista, todo lo que tenía que demostrar y desde entonces, no ha sido un ex futbolista cualquiera. Sigue estando en la memoria de todos, puesto que goles como el que le metió a Inglaterra o el de La Mano de Dios no se olvidarán jamás.

Expresándose es igual de descarado que en el campo y eso tiene sus cosas positivas y negativas. Los beneficios que tiene es que te expresas tal y como eres, debido a la plena confianza que tienes en ti mismo. Sin embargo, siempre habrá quienes te critiquen por tu ambición, en el fútbol, tendrías el peligro de recibir una entrada…

A Maradona le ha ocurrido esto durante su vida, pero ahí sigue, vivito y coleando, tal y como era hace 20 años, con sus virtudes y sus contras, y sobre todo, con su exquisita percepción sobre el fútbol. Esta última característica es la que me hace pensar que la albiceleste estará en buenas manos con ‘El Pelusa’ en el banquillo.

No tendrá ningún problema con los jugadores, ya que es un ídolo para ellos y les hará una ilusión tremenda tener como entrenador a uno de los futbolistas más grandes de todos los tiempos. Por su parte, Maradona se ha hartado de expresar su deseo de dirigir a Argentina y no hace falta decir que le hace una ilusión bárbara dirigir a su país.

El futuro de la albiceleste tiene muy buena pinta, con talentos como Leo Messi o ‘Kun’ Agüero en plena madurez. A ello, hay que añadir una importante lista de futbolistas que tienen mucha calidad y Maradona tendrá que romperse la cabeza, porque meter a todos será imposible.

Sin embargo, no tengo dudas de que con Diego, el buen fútbol volverá a aparecer en Argentina y tampoco duden de que la vocación ofensiva de la albiceleste será total, con dos auténticas estrellas como son los citados Agüero y Messi. Así que apunten el nombre de Argentina, con Maradona en el banquillo, como uno de las grandes rivales de España en el Mundial del 2010.

lunes, 20 de octubre de 2008

La metamorfosis de Emery

Por Francisco Ortí.-

Era mayo. Un Valencia en ruinas despedía la temporada ante una afición que deseaba que el partido concluyera cuando antes. Era necesario empezar a trabajar en olvidar lo sucedido durante los últimos meses. Ni la Copa del Rey, ofrecida por los jugadores desde el terreno de juego, logró ahogar las penas de un valencianismo que se había fijado metas altas y en cambio celebraba la permanencia.

Los meses de angustia en los que el descenso se convirtió en la peor pesadilla –con permiso de Ronald Koeman- llegaban a su fin, pero se presentaba un futuro dudoso. La figura de Juan Soler y los rumores de unas arcas famélicas no invitaban al optimismo.

Es octubre. Todo ha cambiado. Los aficionados acuden a Mestalla con ilusión y se marchan sonrientes. Visitar el estadio ha dejado de ser un castigo. Es un deleite. El Valencia mira desde arriba la Liga y presume de su condición de invicto.

"Hay margen de mejora en casa", sentenció Unai Emery tras el último partido en Mestalla. El Valencia había ganado por 4-0 al Numancia e igualaba los registros del equipo que consiguió el doblete con Rafa Benítez. Ese es el secreto del nuevo Valencia. Su ambición y falta de conformismo. El carácter ganador que ha sabido contagiar Emery a un equipo que estaba roto pocos meses antes.

El técnico ché llegó a Valencia enarbolando la palabra unión. Ese sería el bálsamo de todos los males. No se equivocaba. El buen trabajo en todos los estamentos del club ha sido clave en el buen arranque liguero ché. Lejos quedan las pueriles disputadas entre Carboni y Quique Flores, o los misteriosos castigos a jugadores emblema.

Los ché lideran la Liga con seguridad y sus números son de vértigo. Seis victorias y un empate en siete encuentros, 17 goles a favor y tan solo cuatro en contra. La defensa ha sido la gran beneficiada del cambio del rumbo sufrido por la nave valencianista. Una zaga que sangraba abundantemente se ha convertido en una de las menos goleadas de España. Sólo el Villarreal mejora los números defensivos de los ché.

Pero no sólo de una buena defensa vive el líder. El Valencia cuenta con la pareja de moda del fútbol. Los Guajes Villa y Mata forman una asociación de lujo que destrozan cualquier operativo que se le ponga por delante. Mata suma tres goles y ha regalado otros tantos. Mejores todavía son los números del 7 por excelencia, que ha firmado ocho dianas y con ello protagoniza el mejor arranque goleador del s. XXI

A la prolífica obra de los dos asturianos se suman las aportaciones de Manuel Fernandes, Vicente, Joaquín con su intermitencia e incluso Albelda, que el pasado domingo recibió de nuevo el cariño de Mestalla.

Esas son las virtudes de un líder que, sin embargo, también tiene cosas que mejorar, como siempre insiste Unai Emery. La fluidez en el juego lejos de Mestalla es la gran asignatura de este Valencia. También debería aumentar la posesión del balón y el criterio para que sus ataques fueran más constantes y no a ráfagas.

"Sin hacer mucho ruido nos funciona bien a nivel deportivo", afirmó Emery preguntado por la falta de impacto del Valencia en los medios de comunicación-. Si continúa así pronto le costará un gran esfuerzo mantener su fútbol en silencio.

Foto: ValenciaCF.es

domingo, 19 de octubre de 2008

El perdón al murciélago


Por Francisco Ortí.-

Corría el minuto 76. El Valencia vencía por 2-0 ante el Numancia y Mestalla se puso en pie para despedir a uno de sus jugadores. Era David Albelda, que había forzado hasta la llegada del segundo gol pese a sufría molestias musculares. La ovación supo a oferta de paz.

"Esta ovación es la más especial de mi carrera", aseguró David Albelda tras el partido. El ex capitán del Valencia lo había pasado muy mal desde que se cruzó con Ronald Koeman. Excluido del equipo y apartado por la afición a causa de su denuncia contra el club, Albelda se quedó sólo. El murciélago se había caído del escudo.

La controvertida decisión de Koeman privó a Albelda de jugar la Eurocopa y provocó que en verano se viera más fuera que dentro del Valencia. Los problemas se solucionaron, aunque la relación con la afición continuó a ser tirante hasta que ante el pasado domingo Mestalla le perdonó.

"Nunca he tenido queja de mi relación con la afición, pero con la ovación de ayer, después de los meses que he pasado, la verdad es que uno se queda muy satisfecho y contento y ve que vuelve la normalidad", apuntó el centrocampista.

"Yo he pedido perdón en algunas emisoras más de una vez a aquella gente que se ha sentido ofendida por mi manera de actuar porque el Valencia significa mucho para mucha gente pero mi situación era muy delicada y al final de la historia a veces me pregunto que uno de los que ha salido perdiendo soy yo. Se me cerraron las puertas de la Eurocopa y ahora la clasificación para el mundial", aclaró.

La llegada de Unai Emery ha reactivado la carrera de Albelda. Se ha convertido en un fijo en el once y cada partido se encuentra mejor, aunque todavía se encuentra lejos de su mejor versión. "Espero dar más. El fútbol puede cambiar, espero regularidad. Estoy contento de momento pero cuando el equipo va bien, es más fácil involucrarse en el trabajo" reconoció el centrocampista.

Tras reconciliarse con la afición ché ahora quiere hacerlo también con la Roja: "Sé lo difícil que es ir a la selección. Hay jugadores que me lleva mucho camino ganado. La puerta de la selección es que el valencia vaya bien, no por mí, sino también por Mata que puede ir cualquier día". El murciélago quiere volver al escudo.

Foto: As.com


viernes, 17 de octubre de 2008

Abiertos a todo

Por Ander Barroso.-

Quince días después de la goleada recibida en el Camp Nou, el Atlético se mide al Real Madrid con la obligación de limpiar la triste imagen ofrecida en el choque frente al Barcelona. Javier Aguirre ha aprovechado el parón liguero para analizar a fondo los errores que cometieron en el 6-1 y no tengan dudas de que el Madrid se encontrará un Atleti diferente al que se encontró el Barca.

Con total seguridad, el aspecto que más preocupado tiene que tener a Aguirre es el estado en el que ha llegado ‘Kun’ Agüero. El futbolista argentino ha disputado dos encuentros con su selección en tan solo cuatro días y ha realizado un viaje largo. Si el partido fuese el domingo, el problema no tendría una perspectiva tan preocupante, pero siendo sábado, sí, puesto que es bastante probable que no esté al 100%.

Sin embargo, ‘Kun’ es capaz de liarla estando a un 70% de sus posibilidades, así que Pepe y Cannavaro no deberían confiarse demasiado. Además, al lado de Agüero estará Forlán. El regreso del uruguayo será celebrado por todo lo alto en el Calderón. Ha realizado una recuperación fantástica y ha aprovechado el parón liguero para ponerse a punto y llegar al derbi. Seguro que la dupla Agüero-Forlán nos deleita.

Por otro lado, vuelve Leo Franco a la portería. Aguirre vuelve a mostrar su confianza en el guardameta argentino y Coupet volverá al banquillo, tras los seis goles que recibió en el Camp Nou. Maniche y Simao estarán en el once, al igual que Heitinga y Ujfalusi, dos que tienen el puesto garantizado. Assunçao le vuelve a ganar la partida a un Raúl Garcia que tiene que tener paciencia y aguardar a que llegue su momento.

Es cierto que los atléticos todavía aguardan los fantasmas del 6-1, pero que nadie diga que el Atlético no tiene ante sí una oportunidad única de derrotar al Real Madrid en el Calderón, después de nueve temporadas consecutivas en la que no ha derrotado al equipo blanco. Esta temporada todo es diferente y el Atleti tiene que salir a ganar todos los partidos que dispute y sea cual sea el rival, porque tiene equipo para todo. Esa es la filosofía a seguir.

El Madrid llega tocado al derbi. Se han caído del equipo Diarra y Guti, mientras que Robben no ha entrado en la lista por decisión técnica y Sergio Ramos sigue tocado, aunque forzará. Schuster tirará de Pepe y un Cannavaro que podría retirarse de blanco, tal y como han empezado a defender muchos periodistas. Su sucesor será Garay, pero nadie sabe cuando se producirá su desembarco en el equipo merengue.

Regresa un futbolista que puede darle muchas alegrías al Madrid esta temporada. Me refiero a Sneijder, un auténtico crack. El holandés se rompió en pretemporada cuando estaba en un gran momento. Los médicos vaticinaron que estaría tres meses de baja, pero Wesley ha realizado una fabulosa recuperación y no ha necesitado más de dos meses para ponerse a punto. Junto a él, De la Red, que parece estar por delante de Gago.

Higuaín y Van der Vaart se mantienen en las bandas, acompañando en ataque a Raúl y Van Nistelrooy. La presencia de estos dos arriba será fundamental en el devenir de un partido que será apasionante y en el que no faltarán los goles, el buen fútbol y la emoción. Mi apuesta: 3-2 para el Atleti, con goles de Agüero, Forlán y Maniche, mientras que por parte de los blancos, Van Nistelrooy y De la Red.

viernes, 10 de octubre de 2008

La sonrisa de Manuel


Por Francisco Ortí.-

Manuel no suele sonreír. La vida no le ha muchos motivos para hacerlo. De ascendencia caboverdiana, es el menor de cinco hermanos y vivió una infancia complicada de la que no le gusta hablar. A lo largo de los años el balón había sido una de sus pocas fuentes de alegría y últimamente se había secado.

Con el balón en los pies, Manuel estaba considerado como uno de los mejores proyectos de futbolistas de una cantera tan prolífica como la portuguesa. Muy joven, José Antonio Camacho le hizo debutar en el primer equipo del Benfica y ya por entonces sorprendía el desabrido rostro de Manuel, serio e imperturbable, completamente opuesta a la alegría que dibujaban sus pies al entrar en contacto con el balón.

“No sonrío sobre el terreno de juego para intimidar a mis rivales”, explicaba un imberbe Manuel Fernandes. Con la acumulación de partidos y la llegada de algún gol de bella factura, comenzó a hacerse un cartel de gran promesa que le deparó un aluvión de ofertas de clubes europeos. Fue apodado como `Manuelele´ por su saber estar en el centro del campo y tenía ante sí un prometedor futuro.

Decidió emigrar a una liga de mayor repercusión, en parte buscando crecer como futbolista, pero también alejándose de Ronald Koeman, quien se había hecho cargo del banquillo lisboeta. Eligió la Premier League. Allí las lesiones y algunos esbozos de conducta problemática lejos del césped le impidieron deleitar a las islas con la camiseta del Portsmouth, aunque sí tuvo mejor éxito defendiendo los colores del Everton.

Su buen trabajo a orillas del Mersey y, sobre todo, el cartel ganado cuando jugaba en el Benfica, le valieron en el verano del 2007 para recalar en el Valencia, un club por entonces desesperado por contratar un mediocentro después de fracasar hasta en seis operaciones anteriores.

Pese a tratarse del plan F, el Valencia pagó 18 millones de euros por Manuel Fernandes, una cantidad que viciaría los primeros meses del luso en Mestalla. La hambrienta afición ché le esperaba con ansias de gloria, pero el luso no termino de convencer. Parte de culpa la tuvo Quique Flores, quien le probó reiteradamente como interior izquierdo al mismo tiene que buscaba un lugar al que mandar cedido al descartado Juan Mata.

El reencuentro con Ronald Koeman y un truculento altercado en una conocida discoteca de la ciudad del Turia terminaron de firmar la sentencia de muerte de la primera etapa en el Valencia de un Manuel Fernandes que se vio obligado a emigrar de nuevo al Everton.

Tras un semblante serio y apariencia adusta un cabizbajo Manuel regresó a Valencia el pasado verano. El paisaje era bien distinto. Ya no estaba Juan Soler, ni Ronald Koeman, pero sí un Unai Emery que le mostró desde el primer momento su confianza en él. “En cuanto llegué me dijo que iba a contar conmigo. Esa afirmación provocó que me diera cuenta de que tenía que hacerlo bien. Supe que no le podía fallar a Unai”, relata, agradecido, Manuel Fernandes.

Ese estimulo supuso el inicio de la conversión de Manuel. El luso comenzó a gozar de minutos en el centro del campo del Valencia y sincronizó con todas las parejas de baile que le asignaron. Cuando le tocó jugar junto a Albelda asumió mayor responsabilidad ofensiva, todo lo contrario que cuando formaba pareja con Edu.

En el genial comienzo de temporada del Valencia, Manuel ha sido el ausente omnipresente. No estaba nunca, pero a la vez estaba siempre. Villa y Mata se llevaban los elogios y las portadas, pero el trabajo de joven centrocampista siempre había sido clave en cada una de las victorias.

Con el paso de los partidos ha ido ganando presencia y responsabilidad. Es protagonista en las acciones a balón parado, y, aunque todavía tiene que mejorar como él mismo reconoce, atraviesa por su mejor momento deportivo.

Su confirmación llegó la pasada semana. Ante el Marítimo fue el mejor, y ante el Valladolid decisivo. Un disparo suyo desde la frontal, algo que está decidido a hacer con mayor asiduidad, se convirtió en tres puntos para el Valencia. En ese momento, justo después del gol, algo sucedió en el inmutable rostro de Manuel. Apareció, por fin, una sonrisa. “Ahora soy feliz”, declaró tras el partido.

Un poeta, cuyo nombre no consigo recordar, escribió que había que juzgar a las personas por el comportamiento que habían tenido desde el momento en el que las conocimos y no por los hechos más recientes. Pese a ello, hay que saber una frontera con el pasado cuando es necesario y mirar al futuro con una sonrisa. Manuel ya lo ha hecho.
Foto: ValenciaCF.es

jueves, 2 de octubre de 2008

Mala imagen (2-1)


Por Francisco Ortí.-

Valencia-Marítimo (2-1)

Del Horno evitó el bochorno en Mestalla. Unai Emery se equivocó jugando con experimentos en la alineación y el Valencia sufrió de lo lindo para imponerse a un débil Marítimo. El lateral izquierdo y Villa salvaron los muebles a última hora, pero los ché dejan una mala imagen.

Unai Emery había mandado durante la semana un mensaje avisando de que la eliminatoria no estaba resuelta y que no había que confiarse. Al parecer ese mensaje debió olvidarlo inmediatamente después de abandonar la sala de prensa de Paterna porque lo que puso sobre el terreno de juego no fue un once con que el que demostrara que no se fiaba del Marítimo.

Con Maduro como lateral derecho, Viana de enganche y un ex jugador como Iván Helguera en el centro de la zaga, el Valencia volvió al pasado y disputó uno de los clásicos bolos veraniegos.
El problema era que ni estamos en pretemporada ni el partido era amistoso. Se trataba de toda una eliminatoria de la Copa de la UEFA, con un rival como el Marítimo que no era un derroche de calidad técnica, pero sí de ilusión y fe.

Pese a el estrambótico dibujo táctico el Valencia dominó los primeros compases del encuentro y llegó a disfrutar de un par de ocasiones aisladas en las que obligaron a estirar a Marcos, portero rival. Sin embargo, con el paso de los minutos los ché bajaron los brazos, pensando que tenían ante sí una tranquila noche de mediados de agosto.

Y de noche tranquila nada de nada. El Marítimo, viendo que el Valencia no era tan fiero como lo pintaban, comenzó a creer en sus posibilidades. Primero avisó con un disparo de Djalma, luego otro de Bruno, y finalmente, al filo del descanso, Marcinho castigó la desidia valencianista con un gol soberbio, batiendo a Guaita por alto picando el balón con el exterior.

El gol de Marcinho despertó a los jugadores ché, que se bronceaban a la luna de Valencia, pero la reacción tuvo que esperar a la segunda mitad. Emery no tardó en mover ficha y dio entrada a David Villa, en lugar de Helguera, quien se marchó pitado por la grada de Mestalla, y a Mata por un tocado Vicente.

La segunda mitad fue un monólogo valencianista. Los ché monopolizaron el balón, ante un Marítimo que acumulaba cada vez más hombres atrás. Pese a todo, este dominio no se tradujo en ocasiones de gol y el dúo salvador de esta temporada, el que forman Villa y Mata, apenas apareció.

La prórroga ya se notaba en el ambiente y se multiplicaban los comentarios tipo "nos van hacer estar aquí hasta mañana", Del Horno metió la cabeza. El lateral izquierdo sorprendió con una de sus habituales llegadas y cabeceó el balón a la red para meter al Valencia en la próxima ronda de la Copa UEFA.

Emery confió en Asier del Horno el pasado verano y el lateral izquierdo se lo ha agradecido evitando al técnico que se quemara con sus propios experimentos de química.
En los minutos finales, el árbitro se inventó un penalti a favor del Valencia que David Villa se encargó de materializar. El Valencia está en la fase de grupos, pero Emery encaja su primer rasguño como entrenador ché.

Foto: ValenciaCF.es

miércoles, 1 de octubre de 2008

El Liverpool supera a un desarmado PSV


Por Francisco Ortí.-

Liverpool-PSV (3-1)


Con poca fluidez en el juego, pero con una presión asfixiante el Liverpool pasó por encima de un PSV que se desmontó a las primeras de cambio. Los tres puntos acercan a los Reds a los octavos de final de la Champions.

El PSV, desarmado por la ausencia de su líder Afellay, decidió esconderse detrás de una trinchera defensiva que no fue tan fuerte como para resistir durante noventa minutos, de hecho no aguantó en pie ni cinco minutos. Y es que ese fue el tiempo que necesitó el Liverpool para dejar claro que en Anfield ese tipo de actitudes se pagan caras.

A los cuatro minutos, los Reds se adelantaron tras un saque de esquina que Dirk Kuyt envió a la red después de que Fernando Torres errara en primera instancia su remate. El tanto evidenció las lagunas defensivas de un conjunto holandés, que sin embargo, había jugado sus cartas a favor de estar serios en defensa.

Ni el tanto del Liverpool ni los visibles problemas para defender de los tulipanes provocaron que Huub Stevens se replanteara su plan inicial. El PSV no cambió de rostro y continuó atacando con Amrabat como única, aunque activa, arma ofensiva.

El Liverpool no vivió una de sus noches más lúcidas, pero lo suplió con entrega y unos niveles de adrenalina más altos. Steven Gerrard estuvo impreciso y no fue el de las grandes citas, y la responsabilidad de generar peligro recayó sobre las veloces botas de Fernando Torres, Dirk Kuyt y Robbie Keane.

El trío de sprinters no decepcionó y a los 34 minutos sembró el caos en el flanco derecho de la zaga holandesa, para que el español acabara sacando un centro que Robbie Keane mandó a la red. El nuevo Red lo celebró con rabia y no era para menos puesto que significaba su primer gol con la camiseta del Liverpool.

En la segunda mitad, los registros del partido no variaron. La posesión siguió favoreciendo al Liverpool y la defensa del PSV continuó facilitando las cosas a los delanteros Reds, aunque estos, especialmente Fernando Torres, no hicieron sangre.

Quien no perdonó fue Steven Gerrard. El capitán del Liverpool no estuvo cómodo con el balón en los pies a lo largo de toda la noche, pero nunca le hace ascos a un buen zapatazo, y así encontró el camino ideal para firmar el 3-0.

Ante la abultada goleada, Stevens por fin se decidió a introducir sobre el terreno de juego a un compañero de juegos en la delantera para Amrabat. Con la entrada de Koevermans el PSV mejoró y recortó distancias con un tanto del potente delantero, aunque ya era demasiado tarde como para pensar en algo más que maquillar el marcador.

A la postre, tres puntos fáciles para el Liverpool que camina con firmeza hacia los octavos de final de la Liga de Campeones. Todo lo contrario que el PSV, quien debe comenzar en la tercera plaza del grupo como un objetivo con el que soñar.

La ficha del partido al completo:

martes, 30 de septiembre de 2008

Schmeichel, inseminador porcino


Por Francisco Ortí.-

Peter Schmeichel ha vivido una carrera deportiva repleta de éxitos. Ha ganado la Premier League, la Copa de Europa y hasta la Eurocopa, y todo ello sin marcharse su impecables calzas blancas.

El guardameta danés lideraba la primera hornada de futbolistas metrosexuales que posteriormente David Beckham se encargó de llevar a los altares del marketing y el papel couché. Podía jugar en un Villa Park enfangado, atajar todo lo que se acercara entre sus tres palos y luego abandonar el terreno de juego tan limpio como antes del terreno de juego. Esas calzas blancas, siempre blancas, eran todo un misterio.

Tras su retirada, esas impolutas calzas ya no lo están tanto. Al menos no debería estarlo a tenor de las actividades a las que se dedica ahora el bueno de Schmeichel. Inseminador de cerdos, limpiador de cloacas o buscador de objetos en vertederos son algunas de las labores a las que está entregado actualmente el portero danés.

No se alarmen, que ya veo a más de uno llevándose las manos a la cabeza, o a enjabonárselas al sentir en sus carnes dichos oficios. No es que Schmeichel se haya vuelto loco, si no que estos trabajos forman parte de un programada de Discovery Channel en el que participará.

El portero danés se recorrerá toda Europa acompañado por un equipo de televisión de la prestigiosa cadena visitando lugares tan saludables como las minas de carbón de Polonia, o dedicándose a cuidar anguilas. No contento con esto, el danés deberá enfundarse de nuevo los guantes, aunque esta vez unos de plástico, para ejercer de taxidermista.

Espero que tras conocer el presente del ex portero del Manchester United, Iker Casillas se piense dos veces el colgar los guantes.