martes, 10 de junio de 2008

España despeja todas las dudas (4-1)

Francisco Ortí.-

La España del toque mató a la contra. La selección española, acomplejada por su estigma de eterna decepción, arrancó en la Eurocopa con la sexta marcha para arrollar a una Rusia empequeñecida por las bajas.

La selección española olvidó durante 45 minutos su papel de abanderada del fútbol de toque y encarriló la victoria con dos rápidos contragolpes. En la segunda mitad, la Roja recuperó su estilo con la entrada de Cesc y manejó el tempo del partido, defendiendo con el balón en su poder. Un espectacular Villa firmó un hat-trick para completar un inicio de ensueño.

España salió de inicio con el esperado esquema 4-4-2. El centro del campo lleno de creatividad por la presencia de Xavi y los versátiles David Silva y Andrés Iniesta. Senna fue el encargado de interpretar el papel de guardaespaldas de los jugones y realizar el trabajo sucio. Villa y Fernando Torres formaron la pareja de ataque, con el asturiano dejándose caer hacia la banda izquierda.

Guus Hiddink, por su parte, sorprendió retocando su once tipo, especialmente en defensa, donde sólo Anyukov sobrevivió a la revolución. El técnico holandés sacrificó a los hermanos Berezutskiy para dar más velocidad a la última línea con la entrada de Shirokov, Kolodin, y el siempre ofensivo Zhirkov. Pavlyuchenko comenzó como único delantero. En el centro del Semchov y Semak fueron los perros de presa, mientras que Bilyaletdinov, reconvertido en interior izquierda, y Zirianov tuvieron mayor libertad.

A la contra

Los dos laterales rusos estuvieron siempre más atentos a atacar que a defender y, frecuentemente, dejaron muchos espacios a sus espaldas que España supo aprovechar para salir en velocidad a la contra en momentos puntuales y matar el partido.

Así llegó el primer gol de España. Capdevila recuperó un balón en las proximidades de su área y mandó un balón largo en busca de la velocidad de Fernando Torres. El Niño peleó hasta vencer a Kolodin en la carrera y luego cedió el balón para Villa, quien marcó a puerta vacía. Hasta ese momento España no había encontrado su sitio, pero tras el gol el resto del encuentro transcurrió con el viento a favor.

En la jugada inmediatamente posterior al gol español Rusia tuvo una oportunidad de lujo gracias a la defensa roja, que volvió a ser la línea más floja de la selección. Una indecisión de la zaga provocó que el balón se paseara por el interior del área con tranquilidad hasta que Zyryanov lo estrelló con violencia con la madera.

Cuando se acercaba el descanso, España logró el gol de la tranquilidad. De nuevo David Villa fue el ejecutor. A los 44 minutos, el asturiano tiró una inteligente diagonal para colarse entre los dos centrales y, tras recibir un certero pase de Andrés Iniesta, batió a Akinfeev por debajo de las piernas.

Con sabiduría

En la segunda mitad, Guus Hiddink se mostró confuso y viró de un plan a otro sin un rumbo fijo. Dio entrada a velocísimo Bystrov para retirarle pocos minutos después. Mientras que Luis Aragonés hizo honor a su sobrenombre del Sabio y apostó por Cesc Fabregas para dotar a España de mejor circulación de balón y defender con él en su poder.

Así, España metió el partido en el congelador y dio la puntilla a los rusos con dos puntillas más. Primero apareció David Villa para redondear su hat trick en una acción marca de la casa. El asturiano recibió un buen pase de Cesc, y, tras aguantar la entrada de Kolodin, batió a Akinfeev por el primer palo.

Posteriormente, con el tiempo reglamentario ya cumplido, Cesc anotó el cuarto, aunque en posición ilegal. Antes Pavlyuchenko había marcado el gol del honor de Rusia poniendo en evidencia a la defensa española.

A la postre, victoria importante de España que desatará la euforia en las portadas de los medios españoles. La Roja ha comenzado con buen pie, pero sólo es el principio. Más vale encarcelar el optimismo por ahora y continuar trabajando.

3 comentarios:

Daimiel dijo...

Pues yo pienso que faltó personalidad y autoridad en nuestro juego; solidez. Arriba nuestra calidad es incontestable pero la zaga ofrece dudas. Un rival de más empaque nos habría puesto en serios problemas.

Álvaro dijo...

Me encantó Torres,le dió el primer gol a Villa y el segundo ''nació'' de él,no se merecía que le sacaran.Villa con sus tres goles se sitúa pichichi.Senna me encantó y Cesc y Iniesta también con sus pases fantásticos.

Saludos
www.hablemosdfutbol.blogspot.com

Francisco Ortí dijo...

@daimiel: No creo que nos faltara autoridad en el juego. La segunda parte me pareció bastante inteligente. Lo de la defensa no te lo discuto. Sigue generando muchas dudas. Más que por el gol porque lo tonto que hemos estado en el remate al palo después del primer gol.

@álvaro: Torres ha hecho una labor más oscura que Villa pero igual de importante. De hecho, después del partido el asturiano le ha dado las gracias. Senna también ha sido muy importante, siempre atento para cubrir cualquier hueco.