sábado, 6 de diciembre de 2008

Una vendaval imparable

Por Ander Barroso.-

El Atlético derrotó de manera incontestable a un Sporting que no pudo hacer nada para frenar el vendaval Agüero-Forlán. Volvió a funcionar la conexión entre el argentino y el uruguayo, que escoltados por Maxi y Simao, volvieron loca a una defensa local que cometió demasiados errores.

Los de Javier Aguirre estaban obligados a ganar estos partidos para reengancharse con el grupo de la cabeza y sus victorias ante Racing y Sporting les vuelven a colocar en su sitio. La mejor noticia para los atléticos es que Forlán y el ‘Kun’ han cogido el timón del equipo en el momento cumbre y los resultados están ahí.

La capacidad ofensiva del equipo es muy alta. A poco que sus delanteros estén bien, el Atleti se convierte en un equipo muy efectivo. Un dato: en los dos últimos partidos de Liga, los colchoneros han marcado nueve tantos. Y de esos nueve, cuatro han sido de Forlán.

El uruguayo es uno de los delanteros más completos de Europa. Tiene arranque, velocidad, técnica, inteligencia y una gran definición. Forma con Agüero una de las delanteras más verticales del continente. Han firmado 17 de los 33 goles del Atlético y mantienen al equipo luchando por todo.

La complicidad que tienen sobre el césped es total. Sus movimientos se compenetran y son capaces de entenderse con una simple mirada. El futuro del Atlético está bien asegurado si consigue ‘atar’ a sus dos goleadores.

Y Aguirre no es un tipo tonto. Sabe de esto y sabe que si quiere triunfar en el Atleti, debe aferrarse al argentino y al uruguayo. Principalmente, porque los dos solitos se bastan para ganar cualquier partido y en ocasiones, abusar del rival. Son más decisivos y obviamente, el Atlético no es el mismo sin ellos.

2 comentarios:

fernando dijo...

Aguirre necesita darse cuenta de una cosa: El Atlético consigue mejores resultados cuando juegan los buenos y al ataque. Por eso no se entiende que en varios partidos no haya apostado por ello. Un abrazo.

La Caldera del Diablo dijo...

Agüero y Forlán, sangre Roja para el Atlético. Un saludo desde Buenos Aires

Emiliano