domingo, 4 de mayo de 2008

Ridículo (6-0)


Por Francisco Ortí.-

Barcelona-Valencia (6-0)

El Valencia colaboró en el Camp Nou en la invención del partido express. Quince minutos, siendo generosos, duró el encuentro entre el Barcelona y el Valencia. En apenas un cuarto de hora el marcador ya reflejaba un contundente 3-0 a favor de los catalanes. La segunda parte no fue más que un trámite innecesario, pero el Barcelona lo aprovechó para anotar tres goles más.

La escandalosa goleada permite a los azulgranas reconciliarse con su afición tras la debacle de Manchester. Mientras que provoca en el Valencia un extraño efecto anatómico por el que la masculinidad se instala en la garganta al ver el descenso a dos puntos.

El Valencia llegaba al Camp Nou con la moral subida tras su buena racha en la Ciudad Condal, pero pronto dejó claro que esas conquistas eran materia del pasado. La defensa ché se tomó el día libre, aunque antes de marcharse de puente cometió un penalti dudoso sobre Messi, quien entró en el área con facilidad. El penalti fue de dudosa factura, pero eso queda como una mera anécdota teniendo en cuenta que el Valencia se enterró con cinco goles más. El propio Messi transformó la pena máxima.

A los ocho minutos, la defensa valencianista volvió a hacer aguas ante otro contragolpe azulgrana y Xavi anotó el 2-0 y al cuarto de hora Henry logró el tercero gracias a un buen pase de Eto´o. El Barcelona fue muy listo, le concedió el balón al Valencia, que no supo qué hacer con él, y luego le mató con rápidos contragolpes. En quince minutos todo estaba decidido.

El descanso llegó ante la alegría del Valencia, quien prácticamente podría haber dado las gracias por haber encajado tres goles. La segunda parte era un mero trámite y el Barcelona así lo entendió. Los azulgrana bajaron el ritmo, pero aún así logró anotar tres goles más.

El cuarto gol se hizo esperar. El conformismo con el marcador reinaba en el bando catalán, pero Henry, uno de los hombres más discutidos del Barcelona, entendió que estaba ante la ocasión ideal para incrementar su estadística y buscó el gol con insistencia. Hildebrand se lo robó en una ocasión con una buena estirada, pero nada pudo hacer más tarde para evitar que un buen disparo del francés desde la frontal acabara en la red.

La entrada de Bojan y Gudjohnsen en los últimos minutos aportó la intensidad que le estaba faltando al ataque azulgrana y juntos protagonizaron las acciones de los dos últimos goles que cerraron la humillación al Valencia. Primero fue Deco quien vio el inmenso hueco que existía entre Albiol y Alexis para asistir a Bojan, que no falló, y luego fue el islandés quien le regaló a la joven realidad el sexto gol.

El Valencia regresa a casa humillado y con seis goles en el equipaje. Con partidos como este hasta parece que el objetivo de la salvación le queda grande al equipo ché. La afición barcelonista, por su parte, volvió a disfrutar con los suyos, aunque no perdona y se escucharon cánticos contra Laporta. Pese a la goleada, el desenlace es el mismo para los dos equipos: temporada para olvidar.

8 comentarios:

José Mª dijo...

A pesar de que ese resultado duele, el dolor peor nace de la imagen dejada por el equipo, sin saber a que jugaba, sin ambición, sin casta, singarra.
Pero hay que venirse arriba porque ya está aqui la próxima jornada y de no ganar se os pondría la cosa fea.
Perdóname sino te gusta el próximo comentario, pero parte de culpa de esta situación la tienen los aficionados Ché que pidieron la cabeza de Quique, nada más comenzar la liga y en una situación privilegiada, ¿no opinas eso?
Un saludo.

Francisco dijo...

@josé mª: Es una pregunta comprometida la que me haces. Yo no era defensor de Quique Flores y creo que con él comenzó la caida libre, pero visto lo visto no era todo culpa suya. No culparía a la afición, que se mueve por emociones, si no a los que mandan, que deberían reflexionar sus decisiones y deciden tan pronto una cosa como la otra.

José Mª dijo...

No culpo a la afición, pero creo que tiene parte de culpa, lo que no se puede hacer, es solicitar que lo echen y si después eso no era lo correcto miramos a otro lado.
Está claro y que los más perjudicados y menos culpables de todo esto son los aficionados, pero también deben de reflexionar sobre la destitución que pidieron, un abrazo y cuidate.

diego dijo...

No creo que nadie esperara este resultado, que bien estuvieron todos
Recordo a una Barça pasado
un saludo

el muro de Koeman dijo...

Y ahora ya no podemos echar la culpa a Ronald... ¿qué futuro nos espera?

Saludos desde el muro...

Francisco dijo...

@el muro de Koeman: Nos están poniendo cada vez más difícil buscar culpables tirando a tantos entrenadores. Yo votaría por poner un muñeco de Koeman en el banquillo para asumir la culpa. Al fin y al cabo se moverá lo mismo que el verdadero Ronald durante los partidos.

Alejandro dijo...

Muy mal el valencia. La verdad es que no me explico como un equipo de su potencial puede estar en esta situacion.

Un abrazo

http://pasionsevillista.blogspot.com

Álvaro dijo...

¿Te gustaría ntercambiar links?Si aceptas responde en mi blog www.hablemosdfutbol.blogspot.com