sábado, 24 de mayo de 2008

Euro 2000: Aquel penalti de Raúl


Con motivo de la próxima Eurocopa del 2008 hemos decidido recordar las dos últimas participaciones de España en el torneo continental. Comenzamos con la Eurocopa del 2000 en la que España fue eliminada -cómo iba a ser si no- en los cuartos de final.

Por Francisco Ortí.-

La Eurocopa del 2000 dejó tres momentos para la historia de España en las Eurocopas. Tres imágenes que representan tres estados de ánimo. La cantada de Molina y el primer batacazo anímico, el histórico gol de Alfonso y vuelta a la euforia, y, por último, el penalti que Rául mandó a las nubes y la repetición del habitual "jugamos como nunca, perdimos como siempre".

La Roja, entonces dirigida por José Antonio Camacho, llegó a Holanda y Bélgica como una de las principales favoritas. Sus números en la fase de clasificación, con goleadas de escándalo como la que le endosó a Austria en Mestalla por 9-0, le avalaban como un rival a tener en cuenta, por lo que el optimismo rodeaba a la selección.

Ante Noruega, en la primera jornada del torneo, llegó la primera decepción. España no encontraba el gol y todo parecía encaminado al empate a cero. Pero Molina se empeñó en cambiar el guión con una salida en falso que permitió a Iversen marcar con facilidad, regalando la victoria a los noruegos. "Me encantaría decir que fue por culpa del gol, pero no. Fallé yo", declaró el por entonces portero del Atlético de Madrid tras el partido.

La dolorosa derrota ante los nórdicos obligaba a los españoles a olvidarse de que su condición de favoritos y a remar contra corriente en las dos siguientes jornadas de la primera fase. El encuentro ante Eslovenia se convirtió en el primer match ball. Raúl adelantó a los españoles a los cuatro minutos, pero Zahovic devolvió la igualdad al marcador batiendo a Cañizares –Molina había quedado desterrado de por vida tras su error-. Volvieron los temblores, pero Etxeberría tranquilizaría a España un minuto después sellando la victoria con un nuevo gol.

Con los tres puntos en el equipaje España viajó a Brujas con más tranquilidad, pero la derrota de Noruega ante Yugoslavia obligaba a los españoles a vencer en la última jornada para pasar a cuartos. El encuentro ante los balcánicos fue una auténtica locura, con constantes intercambios en el marcador, que provocó más de un infarto en la hinchada española. Cada vez que España lograba empatar aparecía un yugoslavo para devolverle la ventaja a los suyos. Y entonces se produjo el milagro.

En el minuto 90 España perdía por 3-2 y estaba virtualmente eliminada. Mendieta puso la primera piedra tras transformar un penalti provocado por Abelardo. Empate a tres. No servía. Había que marcar otro gol y apareció Alfonso. A los 94 minutos, Urzaiz bajó un balón llovido del cielo y lo puso en el punto de penalti, donde apareció el delantero bético para meter a España con un zurdazo en los cuartos de final

De milagro, pero España había logrado avanzar de ronda a unos cuartos de final donde le esperaba la campeona del mundo. La Francia del monarca del fútbol Zinedine Zidane. En un partido vibrante, los españoles plantaron cara a los galos. Zidane y Djorkaeff adelantaron a los franceses, pero Mendieta, de nuevo de penalti, mantuvo con vida a la Roja. España continuó peleando hasta el final, buscando el mismo milagro que sucedió ante Yugoslavia. Pero esta vez no se apareció la virgen, y si lo hizo fue para desconcentrar a Raúl.

Con el tiempo reglamentario ya cumplido, el delantero madridista tuvo en sus botas la oportunidad de forzar la prórroga con un penalti. Mendieta ya había sido sustituido por lo que el siete asumió la responsabilidad. Raúl engañó a Barthez, pero su disparo acabó lejos de la portería. Muy lejos. Y con él también se fueron todas las esperanzas de los españoles. España estaba de nuevo eliminada. Otra vez en los malditos cuartos.

Esa Eurocopa la acabó venciendo Francia, que hizo doblete junto a su campeonato de mundo de dos años antes. Los galos coronaron una generación venciendo a Portugal en las semifinales en un partido muy polémico y derrotando a Italia en la final con un gol de oro de de Trézéguet.

6 comentarios:

Jhonkarlos Guiñan dijo...

increíble fran, ya quiero ver el de la euro 2004 de españa, una pena que acabaran en primera fase. saludos crack!

Devo dijo...

me parece bien no haberlo llamado a raul para la euro, se necesita sangre joven y nueva para españa, en mi opinion.

dsp pasate, el resumen de las finales de copa italia y francia

saludos

devo

Alejandro dijo...

Como me acuerdo de ese penal, que pena, pero ahora no pasará lo mismo, y ganaremos la euro.

Un abrazo
PD: HE REALIZADO UN BLOG DE FUTBOL INTERNACIONAL JUNTO A OTROS BLOGGUEROS. TE INTERESARÍA UN INTERCAMBIO DE LINKS?
http://corazonesinternacionales.blogspot.com
http://pasionsevillista.blogspot.com

Álvaro dijo...

Una pena.haber si este año no se vuelve a repetir y vemos otras caras,las de la victoria.Ójala volvamos con la Copa qe nos corone campeones.

Saludos

fernando dijo...

luego algunos dicen qu Raúl da la talla con la selección en los mometnos decisivos ....

un abrazo.

David dijo...

Aquel penalti lo recuerdo perfectamente, la verdad es que siempre nos pasa algun percance que no impide pasar de cuartos.

Un abrazo amigo.

http://sentimientoperico.blogspot.com
http://ciudadano-rebelde.blogspot.com