domingo, 27 de abril de 2008

Mestalla acerca al Valencia a la salvación


Francisco Ortí.-

Valencia-Osasuna (3-0)

El Valencia, ayudado por el gran ambiente que se vivía en Mestalla, dio un paso al frente por la permanencia tras una contundente victoria por 3-0 ante el Osasuna. Los ché recuperaron el buen juego y, aunque todavía muestran algunos problemas en ataque, supieron matar a un Osasuna que murió tras la injusta expulsión de su portero y el consecuente penalti.

El partido comenzó con la igualdad que provocaba la falta de ambición del Osasuna y el poco acierto del Valencia en los metros finales. Los rojillos apostaron por un fútbol conservador conscientes de que si el 0-0 no se borraba del marcador durante largo tiempo el factor Mestalla se tornaría a su favor.

El Valencia, con un esquema más lógico que en los anteriores encuentros, tenía más la posesión del balón, aunque no lograba traducirla en peligro. Mata y un renacido David Silva se erigieron como líderes del conjunto ché, participando en la mayoría de las acciones de ataque.

La igualdad se rompió a los 18 minutos, cuando Villa ganó por velocidad a la defensa rojilla. Se plantó cara a cara ante Ricardo y tras intentar rebasarlo cayó derribado en el interior del área. El portero había ganado la partida al asturiano sin falta, pero el árbitro, erróneamente, señaló penalti y expulsión. El propio Villa se encargó de convertir la pena máxima en gol y poner por delante en el marcador a los ché.

A partir de ese momento el partido se convirtió en un monólogo del Valencia. El balón era blanquinegro y el Osasuna se limitaba a defender, algo que hacía con mucha seriedad y orden. Precisamente ese buen trabajo atrás de los rojillos fue lo que provocó que el marcador no se moviera durante toda la primera mitad.

En la segunda mitad, el Valencia no quiso meterse en problemas como está acostumbrado y sentenció el encuentro por la vía rápida. En los primeros compases de la reanudación, Mata anotó el 2-0 al mandar a la red un tiro libre botado por David Villa en un lateral del área.

Tranquilidad hasta el final

Este segundo tanto dejó muy tocado al Osasuna, quién tardó varios minutos en reaccionar. El dominio ché era total y pudieron ampliar la cuenta goleador si Mata, primero, y luego Rubén Baraja hubieran tenido más puntería en sus respectivos disparos. Joaquín estaba en racha y provocaba estragos en la banda derecha.

Todo indicaba que el tercer gol no tardaría en llegar, pero de repente y sin previo aviso el Valencia desapareció. Quizá por un exceso de confianza o bien por conformismo con el resultado, regaló el balón al Osasuna, que con valentía se fue en busca del gol que les metiera de nuevo en el partido.

Los rojillos, con más corazón que criterio, llegaron a acorralar en algún momento al Valencia en su área, aunque apenas crearon peligro. Los ché realizaron un buen trabajo defensivo y no dejaron lucirse a Cañizares, quien reaparecía después de permanecer a la sombra durante la era Koeman.

El final del partido transcurrió con tranquilidad y Joaquín puso la guinda cuando anotó el tercer gol a pase de David Villa tras un contragolpe. Fue un justo premio al buen hacer del andaluz en la segunda mitad. Aunque la mayor ovación de Mestalla no se la llevó un gol, si no Miguel Ángel Angulo entró al terreno de juego en los últimos minutos.

Esta victoria acerca al Valencia al "sueño" de la permanencia, mientras que el Osasuna se complica la vida. Pese a todo, los dos deberán seguir peleando hasta final de temporada. Mestalla necesitará más fiestas como la de hoy.

Foto: ValenciaCF.es

2 comentarios:

José Mª dijo...

Enhorabuena, esos tres puntos son fundamentales para coger confiaza y oxígenos pero harán falta más para la salvación, un saludo.

Alejandro dijo...

Ha sido un triunfo bastante importante, sobre todo para alejarse del descenso. Enhorabuena.
Un abrazo y pasate por:
http://pasionsevillista.blogspot.com